Belcha Villalobos · Anna Coll · Mónica Mediano

Los comienzos

Nos conocimos entre letras, a punto de terminar el último milenio. Con la gran paleógrafa Laurence Couteaux, en la extinta Asociación Española de Caligrafía, aprendimos a tallar cálamos, preparar tintas y plumas de ave, dorar letras capitales y multitud de alfabetos. No sin antes pasar cada sesión un buen rato haciendo palotes y media lunas. La práctica es tan fundamental para aprender caligrafía como para aprender música o baile.

Nuestra formación

Aunque inicialmente nos dedicamos a la caligrafía medieval, a lo largo de los años hemos aprendido todo tipo de escrituras y técnicas, y veinte años después seguimos asistiendo a cursos con los mejores maestros, convencidas de que nunca terminaremos de aprender.

Objetivos

Nos gusta mucho enseñar los fundamentos clásicos de la caligrafía, pero también sumarnos a las tendencias actuales, como el handlettering o la caligrafía moderna.

Nuestra intención es muy humilde: no pretendemos más que acompañarte en tus primeros pasos en la caligrafía, allanarte el arduo camino inicial para que puedas disfrutar, como nosotras, del  pausado arte de escribir a mano.

Y por lo visto no se nos da mal: lo que más dicen de nosotras es que se nos nota mucho que nos gusta lo que hacemos, y que sabemos cómo contagiar el amor por la bella escritura.

Belcha Villalobos

la creatividad

La verdadera lección es ver su entusiasmo cuando está enseñando, con esa energía tan contagiosa.

Anna Coll

la serenidad

Paciente y detallista: en sus clases se aprende, sobre todo, a disfrutar de las letras.

Mónica Mediano

la elegancia

Letras ortodoxas y rompedoras, clásicas y modernas, delicadas y valientes. Como ella misma.

trabajos Belcha

trabajos Anna

trabajos Mónica