IMG_0976

Belcha Villalobos

Estudié geología, tras un año poco motivador de arquitectura y un intento de entrar en Bellas Artes.

La amenaza del año 2000 me sorprendió en París y me lanzó al mundo de la informática, de la que hice mi profesión.

La caligrafía la descubrí con 15 años de la mano de un amigo de clase, al que le habían regalado una pluma de punta ancha. Me cautivó tanto que desde entonces ya no la he soltado. Combina perfectamente con las manualidades y la ilustración, otras de mis aficiones.

Durante años practiqué en mi rincón, pensando que no había en el mundo más que 4 raros a los que le gustara esto, hasta que topé con la Asociación Española de Caligrafía y se me abrió un nuevo horizonte.

Pertenecer a la familia de Deletras me llena de orgullo: me ha dado la oportunidad de aprender de grandes profesionales y compartir esta afición con gente estupenda, en un ambiente muy acogedor.

Desde hace unos años compagino mi trabajo de oficina con los talleres y encargos que van surgiendo, de lo más variopintos e interesantes. En 2013 empecé a colaborar con el Instituto Francés de Madrid en los talleres de Caligrafía Medieval, enfocados a grupos de escolares (más información): intento ir dejando semillas para que este bello arte siga vivo unas cuantas generaciones más.

Recuerda: Errare humanum est

y… La letra con “práctica” entra

GALERÍA

Colaboración especial en la edición de JL Checa de La liberté des Mers de Reverdy