D de Deletras

Así es nuestro estudio

Las bellas letras nos vienen dando muchas satisfacciones desde hace más de veinte años, y sólo pretendemos devolver parte de esa alegría. Disfrutamos mucho de lo que hacemos y nos gusta compartirlo.

Damos clase en un estudio elegante, climatizado, tranquilo y luminoso y muy acogedor. Se trata de la biblioteca del estudio de traducción Deletras (abierto en 1988), reconvertido en moderno scriptorium.

Contamos con docentes y profesores colaboradores formados con los mejores maestros del mundo, que se esfuerzan por practicar la caligrafía de mayor calidad. Consulta sus historiales y trabajos en Quiénes somos.

Cada alumno recibe la atención que precisa para seguir avanzando. Proponemos sucesivos proyectos que permiten aprender, profundizar o revisar diversos alfabetos.

En clase

Las clases se dan en grupos pequeños, no más de ocho personas, y generalmente estamos dos profesores. En Deletras tenemos una gran mesa para trabajar juntos, con espacio suficiente para sentarte a tus anchas y que suele terminar perdidita de papeles, colores y plumillas. Pero de eso se trata, de disfrutar lo más posible.

Un sitio con tu nombre

En Deletras preparamos con todo mimo los talleres: los materiales, la merienda, la mesa...

Una de las cosas que más nos gusta es escribir los carteles, pues nos da la oportunidad de inventarnos algo nuevo: siempre diferentes, ¡algunos alumnos los coleccionan!

La pausa

Un taller es una ocasión para pasar un buen rato y conocer a otras personas que comparten tu pasión. En ocasiones surgen además oportunidades de negocio o reencuentros inesperados.

Para completar la experiencia, ponemos una bonita música de fondo, y nos relajamos un ratito tomando un té y algún dulce.

 

Participar en estos talleres es como reunirse con amigos para pasar un buen rato. Siempre se escucha buena música de fondo, y desde la cocina llega el aroma a café y  dulces.